Yum Balam, el paraíso en disputa

Pelicanos

Lázaro Cárdenas, Quintana Roo.-
(3/3)

Yum Balam, al norte del estado de Quintana Roo, es un Área Natural Protegida (ANP) de papel, que indefensa aguarda después de 23 años la publicación de su programa de manejo, que le ayude a proteger la gran diversidad de especies marinas y terrestres que habitan principalmente en la isla chica y la isla grande de Holbox.

“Es una zona que se encuentra en riesgo por el cambio de uso de suelo, el incremento de la población y por las descargas de aguas negras”, advirtió Camilo Thompson, abogado de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA).

Yum Balam, Señor Jaguar en maya, es hogar de tortugas caguama, blanca y carey, así como aves migratorias como flamingo, zopilote rey y halcón peregrino.

Por sus selvas tropicales deambulan jaguares, pumas, ocelotes y monos aulladores.

Entre los atractivos turísticos de la reserva se encuentran sus hermosas playas con fina arena de mar y la mayor congregación de tiburón ballena del mundo, que pronto llamaron la atención de empresarios que con supuestos engaños compraron en 2005 las tierras de 80 ejidatarios con la intención de hacer un gran desarrollo en La Ensenada, la isla grande de Holbox, que hasta hoy permanece intacta.

“En su momento algunos ejidatarios cedieron sus tierras, y la pugna es entre los que vendieron, entre los que compraron y entre los que todavía mantienen la posesión, que son 48”, explicó Emilio Jiménez, presidente municipal de Lázaro Cárdenas.

Ahora los ejidatarios que quedan quieren que se autorice la construcción de al menos cinco cuartos de hotel por hectárea en la isla grande de Holbox y en la reserva de Chiquilá, para poder vender a mucho mejor precio sus terrenos.

Ignacio Cáceres, ejidatario de Chiquilá afirmó que los dueños de la tierra tienen todo el derecho de hacerse de un patrimonio, porque gracias a ellos existe este paraíso.

En el último borrador del Programa de Manejo para Yum Balam, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), establece una densidad cero para La Ensenada, es decir, ningún desarrollo en terreno firme y sólo autoriza la construcción de 800 palafitos o cabañas dentro del mar, lo que por primera vez existiría en una reserva ecológica en México.

Antonio Rivas, secretario del Comisariado Ejidal de Holbox externó su rechazo a este proyecto, “porque afecta el patrimonio de muchas personas, que tienen puestas sus esperanzas en los terrenos de la isla grande”.

Aseguró que su propuesta, que tiene como base un estudio multidisciplinario, es que se construyan tres mil cuartos en 30 kilómetros de playa.

“Es falso el argumento que se maneja para espantar a la gente, de que esto se podría convertir en un Cancún, porque la idea es hacer un desarrollo sustentanble, sin edificios de concreto”, manifestó.

Lo cierto es que la tensión va en aumento, entre los que pugnan por construcciones en la isla grande y los que quieren que se mantenga virgen.

Desde hace unos meses, el blanco de la disputa ha sido Denisse de Kalafe, residente de Holbox, a quien acusan de obtener permisos ambientales para construir todo lo que se le ocurra, en la isla chica, donde está el pueblo, gracias a su amistad con Rafael Pacchiano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), mientras que a los ejidatarios los tienen maniatados, lo que la cantante de origen brasileño niega rotundamente.

“Porque cuando tu eres amiga de un estadista como es el ingeniero Pacchiano, tu tienes que cumplir más profundamente las normas, aparte él es un hombre que no da concesiones ni a su madre, es un hombre apegado a la ley y yo no me atrevería siquiera a pedirle algo que estuviera fuera de la norma”, señaló la artista.

De esta forma, el Área de Protección de Flora y Fauna Yum Balam, se ha convertido en un paraíso en disputa, donde a decir de Gamaliel Zapata, representante de Todos Unidos por Holbox, la avaricia está acabando con la poca tranquilidad que quedaba en la isla.

Sandra Moguel, directora regional del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) en el Sureste dijo que es urgente que la Conanp expida el Programa de Manejo y otorgue condiciones mínimas para que pueda ser aplicado, porque de lo contrario la declaratoria de Yum Balam, como Área Natural Protegida seguirá siendo un adorno nada más.

(Ernesto Méndez)

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer