Presenta México primer protocolo mundial sobre aprovechamiento sustentable de cocodrilo de pantano

Cocodrilo de Pantano

México presentó en Santa Fe, Argentina, ante cientos de expertos de todo el mundo, el “Protocolo de rancheo para el cocodrilo de pantano (Crocodylus moreletii)” como una experiencia mexicana de éxito en el conocimiento, conservación y uso sostenible de esta especie.

El documento, que fue presentado por Hesiquio Benítez Díaz, director general de Cooperación Internacional e Implementación de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio) proporciona orientación precisa para la extracción de huevos de la especie en el medio silvestre, así como para su incubación, eclosión y desarrollo en cautiverio, maximizando su tasa de supervivencia.

El contenido del Protocolo propone un esquema en el que la extracción es realizada por comunidades locales en áreas registradas como Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMAs) en vida libre, con un plan de manejo autorizado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semar) y en cumplimiento tanto de la legislación nacional como de las disposiciones de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Posteriormente, las crías se venden a criaderos o granjas (UMAs intensivas) para su crecimiento y obtención de pieles con calidad de exportación, bajo un esquema de reparto justo de beneficios entre los distintos actores de la cadena productiva.

En sus nueve capítulos, la obra considera experiencias similares con cocodrilos en otros países. Asimismo, incluye información sobre su monitoreo y gestión de poblaciones, nidos y hábitats; además, estimación de tasas sostenibles de aprovechamiento, extracción y transporte de huevos, incubación (incluyendo especificaciones sobre infraestructura, equipo y materiales necesarios), y manejo de crías.

La información generada a través del uso del protocolo, en el marco de un proyecto piloto implementado en Chacchoben, Quintana Roo (primera comunidad del país en obtener su registro como UMA extensiva para el aprovechamiento sustentable de huevos de cocodrilo mediante rancheo), es sistematizada en una base de datos diseñada por la Conabio para seguimiento y análisis.

(Redacción)

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer